Seguro has escuchado decir que Napoleón Bonaparte era un gran estratega. Sin sus habilidades de dirección de ejércitos, su talento a la hora de convencer a la gente y su buena gestión de recursos, es probable que no hubiera pasado a la historia como una excelente muestra de cómo diseñar tácticas de guerra exitosas.

En los negocios, también reconocemos a ciertas personas por sus habilidades estratégicas destacables, tales como Elon Musk, Steve Jobs o Bill Gates. Estos personajes supieron vender el producto adecuado en el momento idóneo y de forma precisa. Hoy, esos nombres son referentes en la creación de tácticas de negocios.

Pero ¿es lo mismo diseñar estrategias y aplicar tácticas? La respuesta breve es «no» y en este artículo descubrirás por qué.

Diferencias entre táctica y estrategia

Las tácticas

  • Son una práctica concreta implementada para conseguir un objetivo inmediato con base en una metodología definida.
  • Acciones concretas y específicas que buscan resolver problemas precisos. Por ello, sus resultados suelen ser inmediatos. Pensemos, por ejemplo, en las tácticas de marketing impulsadas por Steve Jobs para Apple. Una de ellas fue incluir stickers con el famoso logotipo de la manzana en todos sus dispositivos.
  • integran las estrategias y únicamente adquieren sentido cuando se ha definido un objetivo general.

Las estrategias

  • Son el conjunto de tácticas que se dirigen hacia la obtención de metas a largo plazo o conclusión de un proyecto.
  • Son abstractas y suelen ser abordajes integrales que buscan resolver un conflicto más grande, por lo que, hilan diferentes tácticas para alcanzar una meta final. Por ejemplo, la táctica de los stickers podría ser parte de una estrategia de marketing orgánico que busca convertir a la marca en un referente mediante el uso del logotipo por los clientes.

Para implementar estas herramientas en tu empresa, primero establece la meta que perseguirás y, luego, busca las tácticas más adecuadas para alcanzarla. De este modo, conformarás un plan de acción realista y funcional, a la vez que le darás forma a tus estrategias. Ambas cuestiones se gestan al mismo tiempo, por lo que ninguna es más importante que la otra.

3 ejemplos de diferencias entre táctica y estrategia

1. Diferencias entre tácticas y estrategias en marketing

  • Estrategia: marketing orgánico.
  • Tácticas: creación de un blog, producción de videos para redes sociales y programa de referidos.

Imaginemos que una pyme ofrece envíos de productos orgánicos a domicilio. Históricamente, el público que consume estos artículos es muy limitado, ya que suelen ser costosos. No obstante, esta empresa quiere cambiar esto y alcanzar un público más amplio. Pero ¿cómo puede convencer a las personas de invertir en este tipo de mercado con un presupuesto reducido?

Por limitaciones económicas, esta compañía apostó por una estrategia de marketing orgánico: brindará información de calidad a los consumidores sobre los beneficios de consumir alimentos orgánicos.

Para lograr este propósito, implementó una serie de tácticas de marketing que los ayudarán a conectar con las personas, entre ellas se encuentra la creación de un blog, la producción de videos informativos de redes sociales y el otorgamiento de cupones de descuento por referidos. Estas acciones obedecen a los siguientes objetivos específicos:

  • Con el blog, la organización espera llegar a los navegantes web con información verídica y confiable, una herramienta que les ayudará a tomar una decisión de compra.
  • Gracias a los videos de redes sociales, pretende conectar con poblaciones jóvenes para convencerlos de las ventajas de consumir productos orgánicos.
  • Mediante los descuentos de referidos, buscan aumentar la base de clientes, al mismo tiempo que ahorrar dinero en campañas extensivas de marketing.

Las tácticas persiguen objetivos concretos que alimentan una meta general: conseguir más clientes sin generar gastos elevados.

2. Diferencias entre tácticas y estrategias en negociación

  • Estrategia: negociación de colaboración.
  • Táctica: contraoferta.

Supongamos que una empresa de auditoría digital desea establecer un convenio de colaboración con una compañía que ofrece servicios de almacenamiento en la nube. Ambas organizaciones han establecido las condiciones que serían necesarias para comenzar un acuerdo de prestación de servicios y han asumido una estrategia de negociación, basada en la colaboración, con el fin de que las dos salgan ganando.

La empresa de auditoría solicitará una capacidad de almacenamiento de 1 TB en la nube con firewalls y encriptación de datos. Por otro lado, la organización de almacenamiento solicitará que la primera realice una auditoría digital cada mes.

Durante la negociación, la segunda empresa accedió a las condiciones, pero la primera no porque no tienen el personal efectuar auditorías con esa frecuencia. Por ello, esta última aplicó una táctica de negociación de contraoferta, la cual propone auditar cada tres meses y poner, a disposición de la empresa, un representante que dé seguimiento a sus plataformas en cualquier momento de forma remota.

La táctica de contrapropuesta es solo una parte de la negociación que sirve para que la estrategia general de colaboración se cumpla. Así, el cierre del trato se dará en una relación de ganar-ganar.

3. Diferencias entre tácticas y estrategias en administración

  • Estrategia: estrategia de precio dinámico.
  • Tácticas: uso y análisis de datos.

Por último, una empresa hotelera, que aumentó su presencia de marca en diferentes territorios, quiere implementar una estrategia de precios dinámicos para hacer más rentables sus operaciones, de acuerdo a la demanda de hospedaje, la disponibilidad de habitaciones y las tendencias de la industria hotelera.

Debido a que establecer esos costos es multifactorial, esta compañía optó por contratar un software de gestión de relaciones con el cliente que le permite administrar la disponibilidad, ocupación y costos de forma automática. Esta táctica de uso y análisis de datos se apoya en las tecnologías informáticas para fijar precios y hacer más rentable cada operación.

Aquí la diferencia entre estrategia y táctica es simple. La estrategia es un plan abstracto que busca generar una mayor rentabilidad, mientras que la táctica es un proceso concreto para alcanzar el objetivo definido de establecer precios.

Con estas distinciones en mente, será mucho más fácil que desarrolles estrategias de negocios integrales y que elijas las tácticas que te permitan alcanzar tus metas, ya sean para tus campañas de marketing, planes de negociación o la administración de tu empresa.

Diego Santos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *