Actitud positiva: 10 consejos para mantenerte entusiasta y creativo

Incluso aquellos que amamos nuestro trabajo experimentamos momentos en los que no nos sentimos muy optimistas. Seguramente te ha pasado que al lidiar con un cliente enojado, enfrentarte a un error del sistema o sentirte menos productivo te desanimas. Sin embargo, a pesar de que es bastante sencillo caer en un círculo de negatividad, es igual de fácil redirigir tu mente y centrarte en las experiencias positivas que te deja tu trabajo.

En este artículo estudiaremos qué es una actitud positiva, así como los métodos que puedes usar para cultivarla, y te compartiremos algunas frases que te ayudarán a mantenerte positivo tanto en el trabajo como en la vida.

¿Qué es una actitud positiva?

Tener una actitud positiva significa ser optimista ante las situaciones y ante nosotros mismos. Las personas con actitud positiva mantienen las esperanzas en alto y ven lo mejor incluso en medio de las dificultades. En contraste, las personas con actitudes negativas tienden a ser más pesimistas y a estar en desacuerdo, así como a esperar los peores resultados.

Una actitud positiva no asegura que vivirás sin estrés, pero sí puede equiparte con las herramientas que necesitas para manejarlo de un modo saludable. Veamos algunas formas en las que una actitud positiva se manifiesta en el trabajo y en la vida.

¿Por qué es tan importante tener una actitud positiva?

Si tienes una actitud mental positiva puedes lidiar mejor con el estrés y frente a situaciones negativas.

Por ejemplo, una actitud positiva te ayuda a que no le tengas miedo al estrés y a que, por el contrario, lo veas como un paso más en la búsqueda de tus objetivos. Además, estas actitudes te pueden ayudar a fijarte metas más realistas basadas en tus sueños, a mantener relaciones sociales más positivas y a recargar tus energías.

Si mantienes una actitud positiva se notará inmediatamente. Algunas de sus manifestaciones son que:

Serás todavía más optimista

Una actitud positiva conlleva una mirada mucho más optimista de la vida. En lugar de conservar una mentalidad que te dice que el césped siempre es más verde del otro lado de la cerca, sentirás que tú ya tienes el jardín más frondoso. Además, podrás ver el lado positivo en la mayoría de las situaciones, lo cual te ayudará a manejar los eventos negativos con mayor éxito.

Afrontarás el fracaso con madurez

Las decepciones y el fracaso siempre son difíciles, independientemente de la buena actitud que tengamos. Aun así, las actitudes positivas te ayudarán a recuperarte más rápidamente, ya que sabrás aceptar el resultado de las cosas en lugar de vivir en la negación. Las personas que mantienen su negatividad se resistirán y generarán emociones poco productivas ante el fracaso.

Aprenderás acerca de la empatía

Las actitudes positivas te ayudarán a entender por qué las personas actúan de cierto modo, así como los pensamientos que están detrás. En lugar de saltar a conclusiones dañinas o a malas interpretaciones, podrás ponerte en los zapatos del otro y comprenderlo mejor.

Sentirás el agradecimiento

Una actitud positiva te enseñará a estar más agradecido por las cosas buenas en tu vida y en tu trabajo. De este modo apreciarás más cada momento.

Como puedes ver, mantener una buena actitud tiene grandes beneficios, pero no es tan fácil decirlo como llevarlo a cabo. Los siguientes consejos te ayudarán a generar pensamientos positivos en todo momento y a mejorar tu ética de trabajo.



10 formas creativas para mantener una actitud positiva

1. Comienza un diario de gratitud

Existen muchas cosas en la vida por las cuales estar agradecidos, así que ¿por qué no recordártelas diariamente?

Un diario de gratitud es una excelente forma de mantener la actitud positiva todos los días. Una vez al día deberás escribir al menos tres aspectos por los cuales te sientas agradecido. Pueden ser tan simples como haber visto a un cachorro en el camino al trabajo o tan extraordinarias como haber recibido una oferta laboral para el trabajo de tus sueños. Además, pueden ser cosas que te ocurrieron en día específico (como haberte comprado tu café favorito) o cosas que siempre han estado contigo (como tener una familia amorosa).

No importa qué escribas. Lo más importante es que recuerdes mantenerte en la gratitud. Al retener esas cosas en la mente desarrollarás una actitud mucho más positiva.

2. Procura el autocuidado

Cuidar tu salud física y mental es realmente importante. Los puestos de tiempo completo pueden ser muy agotadores, especialmente cuando trabajas bajo presión y tienes que tratar con clientes, prospectos, colegas y superiores.

Para no reducir tu ánimo es esencial que desaceleres el ritmo y te regales algo especial. El autocuidado no siempre consiste en darte un baño de burbujas con una copa de vino.

Piensa en cómo puedes eliminar el estrés y liberar tu mente mientras cuidas de ti. Puedes aplicarte una mascarilla, ver una película, cocinar, leer, hablar con un amigo o quedarte en casa a dormir. No importa qué elijas, pues lo relevante es que mantengas esta práctica en tu agenda diaria. Al permitirte estos momentos de relajación asegurarás tener una buena actitud cuando tengas que volver a trabajar.

3. Empieza cada día con fuerza

Es mucho más fácil mantener una actitud positiva durante todo el día si la implementas desde el momento en que abres los ojos.

Sabemos que el sonido del despertador suele irritarnos y hacer que comencemos el día con el pie izquierdo. En lugar de eso, piensa en cómo puedes hacer de las mañanas el mejor momento de tus días. Puedes intentar despertar antes de la hora usual (y acostarte a dormir más temprano). Esto te dará tiempo para correr por la mañana, tomar un baño con calma, beber una taza de café o prepararte un buen desayuno. Pon algo de música o tu serie favorita, hojea un libro, y comienza tu día haciendo lo que te gusta.

Cuando tus mañanas son más productivas y menos aceleradas estarás asegurándote de que llegarás al trabajo con toda la energía. Esta sensación se mantendrá durante todo el día y el ciclo se podrá repetir indefinidamente.

4. Evita los rumores

Para muchos, los rumores son el pan de cada día. Sin embargo, decir cosas de otra persona a sus espaldas, sean ciertas o no, siempre es algo negativo. Cuando los rumores surgen en un espacio de trabajo generalmente producen un ambiente de inestabilidad, desconfianza e incomodidad. Naturalmente, querrás mantenerte lejos de ello si tu objetivo es conservar una actitud positiva.

A veces puede ser difícil evitar los rumores, pero una buena estrategia es no involucrarse en ellos. Si alguien te quiere contar una historia sobre alguno de tus compañeros aléjate de la situación. Probablemente te sientas extraño, pero seguramente te sentirás mucho mejor que si hubieses participado en la conversación.

Paralelamente, evitar hablar de los demás te hará sentir más seguro de que ellos no hablarán mal de ti. Eso es una buena razón para sentirse optimista.

5. Diviértete más

Sin lugar a dudas, el humor es la mejor medicina. Se ha comprobado que la risa tiene excelentes resultados a corto plazo tanto en la salud del cuerpo como de la mente. De acuerdo con la Mayo Clinic, la risa puede incrementar las endorfinas, aliviar el estrés y liberar la tensión.

A largo plazo, la risa y las emociones que conlleva pueden liberar neuropéptidos que sirven para contrarrestar el estrés y otras enfermedades. Además, puede ayudarte a lidiar con momentos difíciles y a sentirte más feliz. Asimismo, los chistes pueden aligerar la carga de situaciones negativas en el trabajo y preparar a tu cuerpo y mente para tener una actitud más positiva.

6. Descansa

El ritmo de trabajo moderno es muy desgastante y a veces es difícil encontrar un momento para descansar. Irse del espacio de trabajo, tener una comida en forma y desconectarse de las labores es realmente complicado, pero debes recordar que el descanso es un derecho de los trabajadores.

Trabajar ocho horas seguidas puede hacerte sentir debilidad o irritación. Un descanso, incluso de media hora, te ayudará a recuperar energía y a sentirte más motivado cuando sea momento de regresar a las labores. Date este tiempo para recargar tu actitud y tendrás asegurado que terminarás el día de una forma mucho más positiva.

7. Ve más allá de tu vida laboral

Es probable que sientas cansancio después de una larga jornada laboral, pero tener algo que hacer después del trabajo puede hacer que todo luzca mejor. Ya sea con tus compañeros, con tu familia o con tu amigos, tener un plan para la tarde hará que el día pase más rápido.

Ten en mente que los planes para después del trabajo pueden ser contigo mismo y que no es necesario que sean fuera de casa. Incluso programar un maratón de Netflix en tu sillón puede ser un broche de oro para tu día. Lo importante es que puedas destinar tu tiempo a algo más que el trabajo y que equilibres de una manera sana tu vida profesional y personal.

8. Medita

La meditación es una buena herramienta para reducir los niveles de estrés y de ansiedad, así como promover la salud mental, física y espiritual. Una meditación bien hecha puede incluso mejorar el clima laboral en ambientes de alta presión, como en los departamentos de atención al cliente o de servicio.

Con solo cinco minutos que dediques cada día a respirar profundamente o a despejar tu mente puedes generar un buen hábito de meditación sin mucho esfuerzo. Con esto encontrarás un balance en tu vida y dejarás ir la negatividad que se experimenta en el trabajo.

9. Enfócate en tus metas a largo plazo

Cuando nos encontramos en medio de un conflicto solemos ponernos a la defensiva. Generalmente queremos protegernos y salir victoriosos. Y aunque esto puede ser algo bueno, es necesario tener en cuenta que cuanto más participemos en situaciones conflictivas, mayor negatividad habrá en nuestras vidas.

En lugar de reaccionar inmediatamente, espera y evalúa la situación de manera objetiva. ¿Entrar en conflicto tendrá un beneficio para ti o solamente causará estrés innecesario?

Algunas veces los clientes simplemente están teniendo un mal día o tenemos que trabajar con un compañero que está muy estresado. Mantén la empatía para descubrir la raíz del problema y llevar la conversación a un buen destino.

10. Escucha música apta para cada momento

Puede que suene contradictorio, pero escuchar música triste es un excelente remedio para los malos momentos. De acuerdo con algunos estudios, las personas suelen reproducir música triste con el objetivo de mejorar su estado de ánimo. Esto se debe a que generalmente este tipo de música es bella y puede ayudarte a recordar buenos momentos, distraerte de las situaciones o comunicar un buen mensaje.

Otros estudios sugieren que la música triste eleva los ánimos debido a que la tristeza se siente satisfactoria cuando se experimenta a través del arte. Así que ya lo sabes: escucha a tus grupos favoritos y mantente animado a lo largo del día.

Cuando pongas en práctica estos consejos notarás que tu actitud mejorará considerablemente. No olvides que esto es un producto de tus acciones. Es momento de que veamos algunos ejemplos de cómo luce un actitud positiva en escenarios cotidianos.

Ejemplos de actitud positiva

1. Ver el lado positivo de las cosas tras ser despedido

Si alguna vez te han despedido, es probable que te hayas cuestionado tu propio valor, incluso si han prescindido de ti por cuestiones financieras y totalmente ajenas a tu trabajo. Adicionalmente, la inestabilidad puede ser un grave problema, en especial si tienes una familia que mantener.

Una persona que se enfrenta a esta situación con una actitud positiva deberá:

  • Permitirse sentir el dolor por la pérdida del trabajo. Una actitud positiva no significa que no podamos sentirnos mal, sino que debemos levantarnos después del proceso.
  • Crear un plan de acción y poner atención a lo más necesario.
  • Empezar un nuevo pasatiempo o proyecto de negocio, o bien hacer las cosas que tu empleo anterior no te permitía hacer.
  • Practicar el autocuidado para recordarte tu propio valor.
  • Leer un libro, ver una serie o buscar algún otro pasatiempo estimulante. Puedes pasar más tiempo en casa o cuidar de tus hijos.
  • Aplicar a ofertas laborales con la idea de asegurar un buen pago, mejores beneficios y un ambiente de trabajo ideal.

2. Practicar el autocuidado después de un fracaso en el trabajo

Cuando hacemos algo mal en el trabajo es muy fácil sentirnos derrotados y dejarnos llevar por el fracaso. Tal vez no preparaste bien una presentación, redujiste tu productividad debido a una mala organización o tu jefe te ha llamado la atención por bajo rendimiento.

Si quieres lidiar con estas situaciones con una buena actitud, deberás:

  • Aceptar tus errores y reconocer que pudiste hacer las cosas de mejor modo, pero asumiendo que el único camino que queda es hacia delante.
  • Tratarte con la mayor compasión y entendimiento posible, tal y como lo harías con otra persona que hubiera cometido el mismo error.
  • Practicar el autocuidado para no pensar en las cosas de más y recordarte tu valor.
  • Dejar ir lo que ha pasado y centrarte en hacer mejor las cosas.
  • Crear un plan de mejora para evitar que la situación se repita.

3. Meditar ante una situación de estrés

Imagina que tienes 20 clientes pendientes que requieren seguimiento, debes hacer una presentación para esta semana y tienes agendada una reunión con tus jefes para discutir el rendimiento de tu equipo. En este escenario pocos se sentirían despreocupados. Probablemente no hayas experimentado esta situación tal y como la presentamos, pero sí la sensación de sentir que no te queda tiempo para terminar con tus deberes.

Muchas personas enfrentarían esta situación mediante las siguientes acciones:

  • Hacer una relación de pendientes y darles prioridad a los más importantes.
  • Hablar con sinceridad con tu jefe para pedirle una extensión de tiempo.
  • Practicar el autocuidado y entender que la productividad no define tu valor.
  • Posponer lo que puede aplazarse y centrarte en lo más urgente.
  • Levantarse más temprano de lo normal para tener algunas horas extra al día.
  • Despejar la mente con meditación, una buena lectura o ejercicio.

4. Encontrar pasatiempos productivos durante un embotellamiento

Los embotellamientos vehiculares son un escenario cotidiano para quienes viven en las grandes ciudades. Cuando el tráfico interrumpe tu rutina con seguridad te sentirás molesto y desesperado. Pero existe una forma de afrontar esta situación de manera positiva, que puedes hacer al:

  • Aceptar que el tráfico no está en tu control, pero enojarte, sí.
  • Respirar profundamente y detener la marcha de tu auto.
  • Encontrar algo que escuchar, ya sea un podcast interesante o música nueva.
  • Pensar en tus pendientes y diseñar un plan de trabajo.
  • Llamar a un amigo o a un familiar para pasar el rato.

Como puedes ver, una actitud positiva puede ayudar a cambiar por completo la forma en que enfrentamos las situaciones.

A continuación, te dejamos algunas frases positivas que puedes conservar para esos momentos en que las necesites.

Frases para tener una actitud positiva

  1. «El ayer no es algo que podamos recuperar, pero el mañana es nuestro para ganar o perder». —Lyndon B. Johnson
  2. «Una buena risa es la luz del sol en la casa». —William Makepeace Thackeray
  3. «Si no te estás equivocando es porque no estás haciendo nada. Los que hacen cosas cometen errores». —John Wooden
  4. «Cada día trae consigo nuevas elecciones». —Martha Beck
  5. «Si no te gusta algo, modifícalo. Si no lo puedes modificar, cambia tu actitud». —Maya Angelou
  6. «Respira. Deja ir. Recuérdate a ti mismo que este momento es el único que tienes asegurado». —Oprah Winfrey
  7. «Tal vez no tengas control de todas las cosas que te suceden, pero puedes decidir no dejarte abatir por ellas». —Maya Angelou
  8. «El pensamiento positivo te ayudará a hacer las cosas mejor que una mentalidad negativa». —Zig Ziglar
  9. «No puedes tener una vida positiva con una mente negativa». —Joyce Meyer
  10. «La gente lidia demasiado con lo negativo, con aquello que está mal. ¿Por qué no mejor centrarnos en las cosas positivas para solo tocarlas y dejarlas florecer?». —Thich Nhat Hanh

Ahora que tienes todas las herramientas, consejos e inspiraciones que necesitas puedes comenzar tu propio camino hacia una vida más positiva. Tal vez esto te ayude a encontrar mayores felicidades, a ser más productivo y a estar preparado para los retos dentro y fuera del trabajo.

Diana Gómez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *