Tipos de personalidades en las reuniones de trabajo (y cómo lidiar con ellos)

¿Habéis pensado alguna vez que de muchas reuniones de trabajo se podría sacar un estudio sociológico?

Muchas reuniones se hacen por mera inercia y se alargan demasiado. Los participantes acostumbran a tomar un rol concreto y no se salen del guión. El que llega tarde, el que habla demasiado, el que se apropia ideas de otros, el que se pone a la defensiva, y un largo etcétera. Probablemente, leyendo esto os están viniendo a la cabeza algunos de vuestros compañeros de trabajo. Esto tiene mucha importancia a la hora de liderar equipos y ocupar un estatus en base al talento para que se potencien unos y otros de buena manera, y no para mal. Y adivinad qué. Sí, lo voy a conectar con el tema de siempre, la Marca Personal, pero es que ¿de qué es si no este blog?

Hace un par de meses me llamó el periodista de El País, Daniel Domínguez, para escribir un artículo sobre los tipos de personalidad que surgen en las reuniones de trabajo y cómo lidiar con los conflictivos. Para elaborar el artículo, además de preguntarme a mi como experta en talento y CEO de Innero Personal Brands, entrevistó a Eva Cantavella CusóAlberto Losada, todos elllos expertos del empleo y los recursos humanos. El resultado es un artículo riguroso que muestra la compleja realidad que existe cuando se trata de interacciones humanas, y más aún en un entorno laboral altamente competitivo.

Os dejo el enlace aquí y os resumo las conclusiones a continuación.



Cómo gestionar a los conflictivos en los equipos

Hay varios tipos de personalidades que se repiten, como un patrón, en las organizaciones, y aunque por supuesto no todos son negativos, hay algunos que es mejor evitar o neutraailzar. Como cada persona puede desarrollar actitudes muy diferentes en función del contexto, el líder ha de saber gestionarlo para que cada uno sea su mejor versión. Esto también es ser un buen líder.

«Es necesario: anticipación a la hora de prepararla, escuchar al detalle a los interlocutores, formular preguntas estratégicas y saber respetar los turnos de palabra. Mantener activos a los participantes es CLAVE.»

Entre los perfiles más negativos, destacan los excesivamente viscerales y a los que no les importa inhibir la participación del resto. También los que monopolizan las reuniones con datos que no aportan; los que no participan ni comparten información que podría ser útil; aquellos a los que solo les importa ser el centro de atención y su lucimiento personal; o los que se desvían de los objetivos colectivos hablando sobre temas que no corresponden.

Todo ello tiene que ver con un rasgo que crea controversia: el narcisismo. Gente con mucho ego, vaya. Pero no tener nada de ego tampoco es bueno. Hay un narcisismo que puede estar vinculado a temas patológicos, y otro necesario que tiene que ver con la autoconfianza.

Para solucionar situaciones tóxicas, nada como la asertividad. Las personas que trabajan desde la asertividad, es decir, las que defienden su posición con respeto hacia el resto de los trabajadores, representan el perfil más deseable.

Debemos recordar que todas las personas tienen talento, aunque si están ubicadas en entornos tóxicos se pueden convertir en destructivas como forma de defensa. La mayoría de las personas no son tóxicas (salvo por enfermedad), sino el entorno puede conducirlas a una actitud de toxicidad.

Como consejo para los gestores de equipos, recomiendo aprender a colocar a cada uno en su mejor rol. Ayudarles a pivotar. Adaptarse a los cambios y aprender las habilidades que les ayudarán a seguir aportando, minimizando las ocasiones en las que se pueden sentir inseguros por falta de estatus o competencias para las novedades. El mejor tipo de líder es el que se adapta al grupo o el que elige el grupo según su estilo de liderazgo. Hay Jefes Corcho y Jefes Piedra. [¿Los conoces? te lo explico en este artículo aquí.]

Conclusión: La fórmula para gestionar las distintas personalidades de un equipo es ubicar a cada persona donde puede contribuir más a resolver los retos conjuntos, y generar una entorno de trabajo colaborativo y asertivo.

La marca personal es una herramienta que puede ayudar, porque se construye desde el talento más relevante para generar la colaboración. La marca personal es una competencia necesaria en el mundo globalizado y digital. Y para aprenderla bien, nace un centro de excelencia dedicado a la Marca Personal: Innero Personal Brands. Promovemos el acceso a buen contenido, rigurosa formación, consultorías eficaces y personalizadas y a la opción de convertirte en un experto en marca personal.

Para ello nació Innero Personal Brands, una empresa de Certificación en Marca Personal para ayudar a los demás a hacer su marca. Si crees que puede ser para ti y quieres más información, lo encontrarás todo sobre Innero Personal Brands en este link. Porque para aprender a desarrollar una buena Marca Personal existen muchas opciones, dependiendo de quién seas – si persona o empresa- de qué necesitas – impulsar talento, liderazgo, mejorar relaciones con clientes o stakeholders o aumentar tu capacidad de influencia. También depende de cuál sea tu nivel de conocimiento previo y tu nivel de compromiso, tiempo y recursos a invertir.

Arancha Ruiz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *